Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2007

Ludouicus Aegidius Historiae Nationale Praemium anni MMVII meritur

Imagen
Omnes Classici Philologi laeti sumus hoc edito superioribus in diebus nuntio : "El filólogo, helenista y traductor madrileño Luis Gil Fernández ha ganado el Premio Nacional de Historia de España por su libro El imperio luso-español y la Persia Safávida, Tomo I (1582-1605), en el que rescata el periodo en el que Felipe III dominaba la isla de Ormuz , "un momento trascendental, pero muy olvidado hoy", ha afirmado a Efe el autor . Gil Fernández (Madrid, 1927) es doctor en Filología Clásica por la Universidad de Madrid y catedrático de Filología Griega en las universidades de Valladolid, Salamanca y Complutense de Madrid, donde es profesor emérito desde 1992. Es autor, entre otras obras, de Censura en el mundo antiguo, Los antiguos y la inspiración poética, Panorama social del humanismo español (1500-1800), Campomanes, un helenista en el poder . También ha traducido a Platón, Sófocles y Aristófanes." [Permítaseme que yo añada a este listado de obras un libro que

De quadam oratione Iulii Mangas, inscripta "Sal in antiqua Hispania"

Imagen
Iulius Mangas Manjarrés, Historiae Antiquae Cathedrarius (UCM) particeps erit huius conuentus: III Simposio Extremeño de Estudios Clásicos "XXV años de Filología clásica en Extremadura 1982-2007" , die XVI Novembris. Orationem habebit inscriptam: "LA SAL EN LA HISPANIA ANTIGUA" Professor Mangas libros et plurima opuscula de Graeciae et Romae Historia scripsit. De sale etiam disputauit hic: -J. Mangas Manjarrés y M.ª R. Hernando Sobrino, “La sal y las relaciones intercomunitarias en la Península Ibérica durante la Antigüedad”, Memorias de Historia Antigua , 11-12, 1990-91. -J. Mangas Manjarrés, "La sal en la Hispania romana" en el Curso " La sal: Historia, Industria y Patrimonio " (La Granja de san Ildefonso, 16-17 de julio de 2007). *** DE HISPANICO SALE EGELASTAE De meliore perfectioreue sale Plinius Secundus scripsit ( nat . 31, 80 ): "In Hispania quoque citeriore Egelestae caeditur glaebis paene translucentibus, cui iam prid